Skip directly to content

LiliGrady's blog

[{"parent":{"title":"Get on the list!","body":" Get exclusive information about My Chemical Romance ","field_newsletter_id":"6388094","field_label_list_id":"6518500","field_display_rates":"0","field_preview_mode":"false","field_lbox_height":"","field_lbox_width":"","field_toaster_timeout":"10000","field_toaster_position":"From Bottom","field_turnkey_height":"500","field_mailing_list_params_toast":"&autoreply=no","field_mailing_list_params_se":"&autoreply=no"}}]
LiliGrady's picture

Camino

on January 8, 2019 - 5:13pm

Voy a camino nuevo, recorriendo carreteras sin rumbo fijo, de vez en cuando haciendo paradas para comer, dormitando mientras escucho esa canción una y otra vez. Estoy en una ciudad diferente, una vieja ciudad conocida, una ciudad en donde estás.

Llego, me siento en paz y con vida, recorriendo calles sin saber a dónde voy a parar; tan solo dejándome llevar por el bullicio y las andanzas de la gente, admirando edificios, el cielo nuboso y con probabilidad de lluvia. El día pinta para algo bueno, la primera vez en mucho tiempo que me siento deseosa de conocer lo que hay a mí alrededor.

LiliGrady's picture

¿Qué me hiciste?

on November 6, 2018 - 12:30pm

Dicen que el primer amor no se olvida.

En estos tiempos me he puesto a analizar esa situación y he llegado a la conclusión de que si: el primer amor no se olvida.

He estado enamorada de la misma persona por más de 9 años y lo peor es que yo lo dejé ir por vivir algo que no pensé que saldría mal, en pocas palabras la distancia me quebró y bueno… fui débil.

He intentado infinidad de veces seguir con mi vida, dejarle su espacio, ser feliz por mi cuenta pero me atrevo a decir que cada día que pasa pienso en cómo esta, en cómo se siente, etc.

LiliGrady's picture

95%

on January 22, 2018 - 6:17am

Después de un 2017 agridulce llegó un año nuevo con otras oportunidades; un buen trabajo, conocer personas, formar conexiones, etc. He estado enfocada en el trabajo y haciendo lo que me gusta, superándome pese a los obstáculos y anhelando aún más el momento de poder mudarme a la ciudad que tanto he querido. Si, todo parece pintar bien pero no todo lo que se ve es 100% cierto.
Aunque quisiera que no fuera de esa forma, el 95% de mis pensamientos se quedan estancados en esos días en los que parecía que nuestra felicidad estaba destinada a seguir su curso; que si sufrimos solo fue para llegar a

LiliGrady's picture

Cosas que decir.

on October 7, 2017 - 10:17pm

Sé que vas a leer esto.
Te escribo de esta forma porque no tengo el valor de decirte las cosas de frente (no puedo por la distancia) o llamarte por teléfono.

No sé por cuánto tiempo siga sintiendo esto por ti, quizá en unos meses o años desaparezca todo el amor y solo quede el cariño y aprecio (tal y como pasó con Christian), he llegado a pensar que tal vez no es amor; si no una amarga y terrible obsesión que necesita ser erradicada para poder continuar bien. Me duele la distancia, no hay un día en el que no fantasee escuchando música y dirigiendo mis pensamientos mas sinceros hacia a ti.

LiliGrady's picture

Despedidas.

on August 28, 2017 - 10:04pm

Siempre se me ha complicado mucho el decir adiós (o mejor dicho despedirme de alguien), por lo regular digo hasta luego o un simple "cuídate mucho". ¿Por que inicio explicando este punto? Simple: ese día (7 de Agosto) no quería irme.

No quise escribir acerca de lo que hice el día 6 ya que básicamente fue turistear, conversar, tener un orgasmo gastronómico con mole (una de mas mejores cosas que he comido en mi vida <3), escuchar música y admirar una bella ciudad desde las alturas y en la seguridad de una canasta.

La mañana del 7 de agosto se estaban acabando mis breves vacaciones y el día

Pages

MY BLOG

LiliGrady's picture
Tuesday January 08, 2019 
| Posted by: LiliGrady

Voy a camino nuevo, recorriendo carreteras sin rumbo fijo, de vez en cuando haciendo paradas para comer, dormitando mientras escucho esa canción una y otra vez. Estoy en una ciudad diferente, una vieja ciudad conocida, una ciudad en donde estás.

Llego, me siento en paz y con vida, recorriendo calles sin saber a dónde voy a parar; tan solo dejándome llevar por el bullicio y las andanzas de la gente, admirando edificios, el cielo nuboso y con probabilidad de lluvia. El día pinta para algo bueno, la primera vez en mucho tiempo que me siento deseosa de conocer lo que hay a mí alrededor. Me asusta encontrarte, porque sé que si te veo perderé el control, pero parte de mí quiere que eso suceda.

Esa sensación de añoranza que instantáneamente surge cuando me hablas, es la misma que recorre mis venas en cuanto pongo un pie en ese lugar, volteo a todos lados y veo un montón de recuerdos, palabras escritas en las paredes de los lugares por las que pasamos, no dejo de pensar en otra cosa más.

Sonrío, por un momento olvido la verdadera razón de mi viaje: trabajo. Veo el lugar en donde me quedaré a dormir, conozco gente nueva, saludos, pláticas, conocimientos y nuevas técnicas de mantenimiento. Por un momento me olvido de lo que se está hablando y salgo, corro no sé hacia qué dirección, lo único que me guía en el camino es mi teléfono.

Veo hacia el horizonte, reconozco el aeropuerto y avanzo a la puerta principal, solamente quiero regresar a casa, en donde me siento más segura de mis impulsos.
Antes de ir a abordaje volteo y si, ahí estás en frente de mi a unos 2 metros, y entonces…

Si, despierto. Solo fue un sueño, algo que quizá no pasará.

LiliGrady's picture
Tuesday November 06, 2018 
| Posted by: LiliGrady

Dicen que el primer amor no se olvida.

En estos tiempos me he puesto a analizar esa situación y he llegado a la conclusión de que si: el primer amor no se olvida.

He estado enamorada de la misma persona por más de 9 años y lo peor es que yo lo dejé ir por vivir algo que no pensé que saldría mal, en pocas palabras la distancia me quebró y bueno… fui débil.

He intentado infinidad de veces seguir con mi vida, dejarle su espacio, ser feliz por mi cuenta pero me atrevo a decir que cada día que pasa pienso en cómo esta, en cómo se siente, etc. Y cuando me habla no puedo evitar sentirme feliz, aunque sea una sola palabra.

Ya sé, sé que tengo 24 años y que debería de renunciar a esas “inmadureces” y créanme que en serio lo intenté; es difícil o casi imposible dejar de sentir eso.

Estos últimos días han pasado cosas que me han deshecho y he aguantado las ganas de llamar y escuchar sus palabras de aliento, pero a la vez pienso en que debo dejarlo en paz.

Quiero quedarme con los recuerdos felices y que sienta que es alguien maravilloso, que realmente vale la pena, alguien que ha logrado cada una de sus metas para llegar a lo que es ahora; nadie te va a ver como yo te veo.

Debo decirlo ¿Qué me hiciste? No puedo dejar de pensarte, no puedo dejar de preocuparme por ti, de sentirme orgullosa por cada logro que obtienes, te aprecio y quiero demasiado.

Gracias por tanto, perdón por tan poco.

LiliGrady's picture
95%
Monday January 22, 2018 
| Posted by: LiliGrady

Después de un 2017 agridulce llegó un año nuevo con otras oportunidades; un buen trabajo, conocer personas, formar conexiones, etc. He estado enfocada en el trabajo y haciendo lo que me gusta, superándome pese a los obstáculos y anhelando aún más el momento de poder mudarme a la ciudad que tanto he querido. Si, todo parece pintar bien pero no todo lo que se ve es 100% cierto.
Aunque quisiera que no fuera de esa forma, el 95% de mis pensamientos se quedan estancados en esos días en los que parecía que nuestra felicidad estaba destinada a seguir su curso; que si sufrimos solo fue para llegar a ese punto culminante, en que la despedida no fue definitiva y en que las canciones y el tiempo que tendríamos por delante sería lo único que cambiaría cada día.
Pero... No.
Por lo visto el destino y Dios tienen otros planes para nosotros, otras personas a quién conocer y sobre todo otras lecciones que enseñarnos para superar todo lo anterior. No sé cómo te este yendo, no sé cómo estarás y no sé cómo estás pasando este inicio de año, pero eso sí; te deseo todo lo mejor. Sé que vas a cumplir tus metas y que vas a superarte en cada momento. Desde luego, espero que estés siendo feliz, ya que todo el mundo se merece la felicidad que se pueda obtener.
Estoy segura que llegará un punto en nuestras vidas en el que quizá volvamos a encontrarnos, pero eso ya no depende de mí, si no del destino.

LiliGrady's picture
Saturday October 07, 2017 
| Posted by: LiliGrady

Sé que vas a leer esto.
Te escribo de esta forma porque no tengo el valor de decirte las cosas de frente (no puedo por la distancia) o llamarte por teléfono.

No sé por cuánto tiempo siga sintiendo esto por ti, quizá en unos meses o años desaparezca todo el amor y solo quede el cariño y aprecio (tal y como pasó con Christian), he llegado a pensar que tal vez no es amor; si no una amarga y terrible obsesión que necesita ser erradicada para poder continuar bien. Me duele la distancia, no hay un día en el que no fantasee escuchando música y dirigiendo mis pensamientos mas sinceros hacia a ti.

Estos días de incertidumbre por el sismo se hicieron eternos, el solo pensar que podrías estar herido me hacia temblar, pero por fortuna estabas bien y no había cosa más reconfortante que saber como te encontrabas.

El día de hoy se cumplen 2 meses de que fui a verte, de que tuve los mejores días de mi vida, conocí la belleza de tu ciudad y sobre todo pude conversar y pasar un momento de reflexión contigo. Este día he estado viendo las fotografías que tomamos juntos, la nostalgia me invade y tal sentimiento provoca que te extrañe mucho. Sigo pensando en qué hubiera pasado si no hubiera abordado el avión, si me hubiera quedado un día más, si hubiera decidido escapar de mi vida en Torreón y empezar una nueva ahí, pero a la vez pienso que las cosas pasan por algo y ya llegará el día en que vuelva a estar en ese lugar y tal vez disfrutar estando un poco más de tiempo entre sus calles e historia.

Quiero que sepas que siempre (lo digo en serio) vas a contar conmigo para lo que necesites, haré lo que tenga en mis posibilidades para ayudarte y hacer que estés bien, eres el mejor amigo que he tenido, la mejor persona que he conocido y quién me hizo feliz por alrededor de casi 4 años.

Te quiero mucho.

LiliGrady's picture
Monday August 28, 2017 
| Posted by: LiliGrady

Siempre se me ha complicado mucho el decir adiós (o mejor dicho despedirme de alguien), por lo regular digo hasta luego o un simple "cuídate mucho". ¿Por que inicio explicando este punto? Simple: ese día (7 de Agosto) no quería irme.

No quise escribir acerca de lo que hice el día 6 ya que básicamente fue turistear, conversar, tener un orgasmo gastronómico con mole (una de mas mejores cosas que he comido en mi vida <3), escuchar música y admirar una bella ciudad desde las alturas y en la seguridad de una canasta.

La mañana del 7 de agosto se estaban acabando mis breves vacaciones y el día siguiente era hora de volver a mi realidad: el trabajo. Ese día fue mi cumpleaños y desde luego las felicitaciones por parte de mis padres y amigos no se hicieron esperar, fue un cumpleaños diferente por obvias razones pero igual de especial (o incluso más). Salí de la cama más por obligación propia que por ganas, tome un baño y me dirigí a desayunar con él y su tía. Para ser el primer cumpleaños lejos de mi familia fue muy bonito y especial, las mañanitas, una vela infinita, todo eso. El no pasaría la mañana conmigo porque tenía que ir a su trabajo, así que pasaría ese tiempo con su tía, visitando lugares que me faltaban por recorrer.

Salimos de su casa, paseamos por la ciudad, conocí arte, belleza y cultura en ese tiempo, fuimos a un museo con una gran colección de pinturas (de ahí viene la inspiración de #MujeresFuertes de la cual escribiré en otra entrada), compré mole en pasta (igual de exquisito que el que probé por primera vez) y una muñeca (Lili Milani). En total creo que pasamos 3 horas en el centro de la ciudad, hasta que se dieron las 12:00 y volvimos para acomodar mi maleta.

En el lapso entre las 12:00 y la 1:00 P.M. llegó una llamada importante, dicha llamada tuvo el poder para volver de donde nunca debí salir, pero en forma diferente (otra cosa de la cual escribiré más adelante), terminé la llamada y me dispuse a tomar un uber hacia la central de autobuses para volver a la CDMX y abordar el vuelo que me llevaría a mitad de camino a casa no sin antes despedirme de la señora tan amable que me había dado la oportunidad de alojarme en su hogar (estoy muy agradecida por su hospitalidad y atenciones), llegué a la central y me dispuse a escuchar música en lo que él llegaba. reflexionando y pensando mucho en todos esos momentos, deseando que los últimos minutos de mi estancia se hicieran eternos o que por algún milagro pudiera quedarme otro día más.

Evidentemente eso no pasó, el tiempo tenía que avanzar y mi hora de partir a casa había llegado. Lo vi entrar a la central, le dí un abrazo y nos dirigimos a comprar los boletos de autobús, por desgracia nos tocó en asientos separados, pero ese no era mucho problema, ya tendríamos tiempo de despedirnos en el aeropuerto. Esperando a que diera la hora de subir al autobús comencé a derramar algunas lágrimas, había olvidado lo difícil que es decir adiós o hasta luego a una persona tan importante, el lo notó y trató de alegrarme (funcionó un poco). Subimos al autobús y tomamos nuestros respectivos asientos, entre el camino hable por teléfono, escuché musica y me dormi, desperté entrando a la CDMX, dando breves vistazos a los alrededores y conociendo un poco más de esa ciudad.

Llegamos al aeropuerto y cada vez más se hacía presente el hecho de que tenía que partir, nos dirigimos a documentar mi maleta para poder acceder al vuelo, entre tanta gente esperando su propio viaje. Después de la documentación llegó la hora de despedirnos, caminando por el aeropuerto, viendo a las personas ir y venir, tomando fotos y platicando acerca de ese fin de semana que pasamos juntos, le pedí que escuchara una canción después de que me fuera (por cobardía, supongo) pero el me convenció para escucharla juntos. Dicho y hecho, escuchamos cada parte de la canción, esa melodía significa el viaje completo y lo que mi corazón guardaba desde hace mucho.

Hay una parte de la canción que dice:

"Cuando Menos
unos minutos serenos
merecemos
en un rincón
con mi espejo

Para vernos
y finalmente nos demos
en la soledad
Todo lo que nos debemos

Reconocernos
y por ultimo
por piedad
nos perdonemos"

Esa parte la interpreto como el mero hecho de vernos frente a frente y darnos la oportunidad de convivir juntos, de platicar sin necesidad de estar frente a un teléfono, de poder ver nuestros gestos sin recurrir a fotos, de escucharnos. Han sido casi 8 años de conocernos, hemos cometido muchos errores, nos hemos lastimado, pero al final seguimos en contacto, perdonándonos y sabiendo que siempre contaremos el uno con el otro a pesar de vivir lejos.

Llegó la hora, tenía que irme. Nos despedimos y por más doloroso que fuera tuve que decir "hasta luego" no tuve el valor de decir adiós (creo que nunca lo tendré) y al final de cuentas cumplió su promesa: me dio el primer beso de los 23 años, ese gesto de cariño en la frente, algo que jamás olvidaré.

Nos dimos el último abrazo y avance hacia la sala de espera, en ese momento se me ocurrieron un millón de escenarios en donde me ganaba la locura y me quedaba, quería hacerlo con todas mis fuerzas pero la cordura ganó e hice lo correcto, sabía que tenía cosas pendientes en casa, cosas que no debían de aplazarse ni mucho menos dejar de lado.

Me derrumbé al cruzar la puerta y conforme avanzaba a la línea de revisión las lágrimas caían y mis sollozos se hacían mas profundos, me dolía el no poder quedarme, el despedirme de alguien especial para mi, de saber que quizá no lo volvería a ver en mucho tiempo. La música en mis audífonos no ayudaba, canción que sonaba, canción que me recordaba el fin de semana. No había pasado ni 5 minutos de haberme ido y ya lo extrañaba demasiado.

Fue triste el estar sentada en a sala de espera, aguardando el momento para abordar el avión que me llevaría a Monterrey y teniendo en la cabeza cada uno de los recuerdos y de las cosas que hicimos, las platicas, las risas, todo. Subí al avión casi sin fuerzas, en el trayecto me concentre en ver una película y en parte la turbulencia ayudó a olvidar por un momento la razón de mi pesar.

El cambio en cuanto a clima de la CDMX a Monterrey fue brusco, pasé de 16° a 32° de un jalón, por lo mismo tuve que quitarme la sudadera que llevaba. Me dirigí hacia la central de autobuses para tomar el que me llevaría a casa y en cuanto llegué subí al otro autobús de Monterrey a Torreón. Ese fue el primer viaje que hice literal: completamente sola (no había ni un alma ahí arriba) dormí poco pero ese rato sirvió para tranquilizarme, para dejar de pensar en cosas tristes y enfocarme en lo que me esperaría la mañana siguiente en el trabajo. Para hacer sido un viaje de 4 horas no se me hizo tan pesado, así que en menos de lo que imaginaba ya estaba en la central de Torreón esperando a mis padres.

Llegaron por mi 10 minutos después de haber bajado del autobús, y en casa me dispuse a entregar los regalos que había comprado para cada uno y avisarle a él que ya estaba en casa. Solo quedaba una cosa por hacer: dormir y enfrentar a mi realidad la mañana siguiente.

Lo que no sabía es que mi vida iba a dar otro cambio a la mañana siguiente y tendría que aprender a lidiar con todo eso que venía aproximándose.

----------------------------------------------------------------------------------

Ese fue quizá uno de los días más tristes de mi vida, pero de todo eso aprendí muchas cosas y sobre todo realicé uno de mis más grandes sueños. No hay nada de lo que me arrepienta, al contrario estoy muy feliz de haber obtenido esa experiencia tan increíble.

LiliGrady's picture
Thursday August 10, 2017 
| Posted by: LiliGrady

De nuevo aquí escribiendo, no había tenido tiempo (la escuela y el trabajo me consumen) así que aprovechando este rato de quietud en la oficina, he vuelto a teclear. Hoy he decidido escribir acerca de mi fin de semana (5-7 de Agosto), debo decir que será algo largo pero detallado según mi perspectiva, así pues aquí vamos.

**********

Hace unos días (exactamente el 5 de agosto) inició la travesía de descubrir una ciudad diferente, pero ese no fue el motivo principal de ese recorrido; el motivo fue conocer a alguien importante para mí.

Todo empezó el sábado 5 de Agosto, cuando salí del trabajo emocionada con lo que se venía por delante, llegué hasta la central de autobuses para emprender el viaje de 4 horas rumbo a Monterrey. El viaje fue bueno aunque estuvo algo retrasado (como por media hora), viendo películas y pasando el rato durmiendo; casi para llegar a la central de Monterrey (a 30 o 40 minutos) hice un nuevo amigo: Aldo, el me contó que nació en Lerdo pero está becado en la Universidad Autónoma de Nuevo León y por lo tanto vive ahí.

En fin, llegué a la central y fue un camino casi cardíaco para tomar el siguiente autobús hacia el aeropuerto (ya de por si llegué tarde) llegando al autobús me sentía cansada de los pies, así que decidí usar mis pantuflas en lo que restaba del camino. Como era de esperarse perdí el vuelo, afortunadamente las personas de Interjet (muy amables, por cierto) me ayudaron a subir al siguiente vuelo pagando la diferencia y solo así pude documentar. Como el vuelo estaba programado a las 8:50 pasé el tiempo caminando por las salas, curioseando y explorando el lugar, así como también hablando con la persona que me esperaría a 704 km de distancia y a 54 minutos de tiempo.

El reloj marcó las 8:50 y tocaba el turno de abordar, debo decir que mi nerviosismo no se debía a la primera vez que volaba, si no por quien me iba a encontrar en la CDMX. El asiento del avión era cómodo (a diferencia de lo que dicen) y me tocó la ventanilla, no se apreciaba la gran vista (puesto que ya estaba algo oscuro) pero la experiencia fue la misma. Llamé a mi mamá para decirle los detalles del vuelo y escuchar su voz fue lo más tranquilizante del mundo, fue algo que realmente necesitaba. Intercambié los últimos mensajes con esa persona especial antes de que la sobrecargo nos diera la indicación de poner el móvil en modo avión.

El vuelo transcurrió tranquilo, no hubo turbulencias ni contratiempos, las sobrecargos me ofrecieron snacks para pasar el rato mientras veía una película en mi móvil (Batman: The Killing Joke) al mismo tiempo que cruzaba el cielo para llegar a la ciudad. El tiempo siguió su curso, el avión llegó a su destino y estaba listo para bajar a sus tripulantes, al descender yo trataba de estar tranquila sin demostrar nada de nerviosismo, pero el solo pensar que tendría en frente a esa persona me hacía temblar.

Los siguientes 25 minutos después de bajar del avión se hicieron eternos, el camino hacia las bandas para recibir las maletas, etc. En cuanto tome mi maleta recordé que traía las pantuflas puestas, así que decidí cambiarlas por mis sandalias y verme un poco más presentable.
Después de cambiarme el calzado salí de la sala de espera “A” rumbo hacia lo que me esperaba mas adelante, llevando mi maleta y mi nerviosismo al frente. Caminé un poco, volteaba a todos lados buscando a esa persona, hasta que lo reconocí: vestido de azul (mi color favorito), más alto que yo y de igual manera feliz.

Al momento en que nos encontramos frente a frente no pude evitar abrazarlo con todas mis fuerzas, tantos años esperando este momento que casi creía imposible, tantas cosas que pasaron para llegar hasta aquí, debo decir que fue uno de los momentos mas felices de mi vida; por un momento quise llorar, quise decir lo que tenía guardado pero supongo que ese abrazo lo dijo todo.
Después de 10 o 15 minutos abrazados decidimos avanzar hacia la terminal de autobuses, charlando acerca del largo viaje que ambos tuvimos, los inconvenientes que pasamos para llegar a ese momento, en fin, de todo. Subimos al autobús camino a Puebla, una ciudad completamente nueva para mi.

Cansada por los viajes decidí dormir un poco, entre sueño y sueño no dejaba de pensar en que eso era una fantasía, pero al despertar me di cuenta que era una realidad. Ya estando un poco más despierta volví a abrazarlo (después de tanto tiempo era lo único que quería hacer) y sin darme cuenta había recibido un beso suyo en la comisura de mis labios. Algo dentro de mí deseaba ese momento, lo anhelaba más que cualquier cosa, después de todo ¿Cuántas veces no había fantaseado con eso?.

Pasó, nos dimos ese beso que tanto tiempo había guardado en mi corazón, al final de cuentas era algo que no había podido evitar, quise llorar de felicidad pero me guardé ese sentimiento (después de todo no quería que se malinterpretara el llanto), lo he dicho y lo diré siempre.: esa persona es el más grande amor que he tenido, una persona sumamente importante para mi. Aunque ese beso fue lo que siempre había querido hacer, tuve un sentimiento de culpa. Si, lo deseaba con todas mis fuerzas pero a la vez sabía que era algo malo (por obvias razones) así que me aparté y continué abrazándolo.

Llegamos a Puebla a las 2:00 si mal no recuerdo, pedimos un Uber y nos dirigimos camino a su casa, escuchando la música de la radio y llenos de felicidad (al menos así me sentí), al llegar a su casa nos esperaba su tía, una señora muy amable, me saludó y me mostró dónde dormiría. Para finalizar me despedí de el, acordando la hora en que despertaríamos para salir a conocer la ciudad, no sin antes tener otro beso fugaz. Se había cumplido una de las fantasías mas grandes de mi vida, por fin lo había conocido.

**********

He de dejar este relato hasta aquí, ya que es algo tarde y tengo sueño. En fin, espero seguir escribiendo más acerca de esta experiencia de un fin de semana.