La Venganza De Los Killjoy Presentando a Eva Star (parte IX)

ROX-PARTYPOISONMCR's picture

La Venganza De Los Killjoy Presentando a Eva Star (parte IX)

El analista lo sorprende.
—Se encuentra bien señor.
—eh! Si, los resultados.
—aquí están.
—bien.
—allí afuera es un caos, parece que hay infiltrados.
— ¡Que! Nadie me comunico nada.
—lo que pasa, es que esto es como una tumba; se corta toda señal. Una vez que pase la puerta, va ha recibir el mensaje; seguro.
— Okey. Viendo que los tres sujetos parecían algo nerviosos, los paralizo de un disparo; con esas armas nuevas que te adormecían el cuerpo por un par de horas. Escondió los cuerpos en un gabinete, tomo los pases y salio bloqueando la entrada al lugar.

En el área se encontraban demasiados guardias. En cada pasillo, era lo mismo.
Hilera de guardias, pasan en contra mano lo miran; continúan.
Cálmate, cálmate, repetía en su mente ellos son muchos. Sus manos traspiraban y de su frente caían gotas de sudor frío.
Un guardia se para delante de el.
El, con su mano en la cintura, preparado a todo o nada. (Su mente, le repetía no seas tonto cálmate. Su corazón se aceleraba.).
—Señor, se encuentra bien.
—Si, continúe.

Caminando por uno de los pasillos, que se le hacia eterno y sintiendo la atenta mirada del enemigo; se dirigió al cuarto de tortura donde se encontraba Fun-Ghoul.
Sin aminorar el paso, ni apresurándose para no llamar la atención. Solo pensaba en su amada Eva, que se encontraba en gran peligro.

En otra parte…

Los Drs. Death y X. se reunieron juntos con unos guardias.
La puerta, se habré. Y…
Cuando creía que había llegado al rescate de Eva, se encontró con los Drs.
—Pasa. Te estábamos esperando.
—Aquí les traigo los resultados.
—A, si bien. Quédate, te notificaron hay ratas. Y hay que encontrarlas.

Mientras un guardia lo toma por detrás y pincha su cuello, con un apara tejo que escaneo todo su cuerpo.
Cae de rodillas, agarrándose la garganta; un poco mareado.
—No te preocupes, no fue nada eso.
—Te lo dije, todo normal.
—había que asegurarse.
— ¡ya vete! Y continúa con la requisa.
—Sí, señor.